Apple contra Spotify. Juego de tronos musicales.

Bueno, vayamos por partes, que diría Jack el Destripador. Primero tenemos que comprender el escabroso mundo entorno a las discográficas, segundo, tratar de ponernos en las retorcidas mentes de estos señores apoltronados y endiosados. A continuación, si no hemos perdido medio cerebro en el paso anterior, intentar hacer comprender a los consumidores que es mejor que pagar y por último, pero no menos importante, hacer creer a los músico que otro modelo es posible y mejor para todo el mundo.

Pue bien, después de haber conseguido todo lo anterior entran en acción los players del mercado streaming de música, y la cruenta batalla por hacerse con aquellos poco consumidores que están dispuestos a pagar una dinerito al mes.

Modelo de negocio. Creadores, marketing y canal.

Como cinéfilo que soy siempre he dicho que materia por tener un modelo como el de la música en streaming pero para películas y series. Y es que creo de verdad que es un modelo justo, en el cual estás dispuesto a ceder parte de tu tiempo a escuchar o ver publicidad a cambio de tener música gratis. Y si no estás dispuesto, el precio que nos piden a cambio me parece igualmente justo. A todos nos encantaría pagar menos, pero las empresas como Spotify, Deezer, Tidal, Napster, entre otras, lo tienen complicado para que le salgan las cuentas con el trozo de tarta que les dejan las discográficas.

Y es que si lo piensas tranquilamente, hoy en día, no me deja de asombrar como en un mundo digital donde todo se esta desintermediando aun siguen las discográficas llevándose caliente la mayor parte del beneficio. ¿Creo que las discográficas deberían no existir? No, rotundamente no, pero sí pienso que el reparto entre creador, marketing y canal debería ser muy diferente. Porque al final, las discográficas, están abocadas a ser una empresas expertas en marketing musical que son capaces de posicionar a sus clientes en las listas de éxitos de todo el mundo. Y entiendo que esto no es barato, para nada, pero si no ceden algo de su parte de pastel el modelo, tal y como lo conocemos, se desmorona. Un ejemplo de ello es que Spotify aún no ha conseguido entrar en beneficios, sólo le salva su enorme crecimiento y el apoyo de los inversores.

Discográficas contra piratas

En el trasfondo de todo está el miedo y odio que las discográficas tienen a los piratas que descargan música de forma no autorizada de internet. Piensan que pueden luchar contra la piratería con armas de destrucción masiva pero no se dan cuenta que la guerra la tenían perdida antes de comenzarla. Porque la única forma de luchar contra la piratería es ofreciendo a los usuarios el servicio que reclaman y a un precio que puedan pagar. Pero lo que nunca funcionará es provocar la escasez para que los moribundos vayan a beber a tu fuente. Porque estos, preferirán asociarse antes para hacer un pozo que pagar por un agua a un precio que está fuera de sus posibilidades.

Al igual que pasa con las majors en el cine, las discográfica luchan por evitar la devaluación de su producto. Y es por ello que ponen tantos problemas a Spotify para que este desarrolle de forma sostenible su modelo de música gratis con anuncios. De hecho ya lo están poniendo en duda. Pero los que han provocado esta situación han sido ellos, consciente o inconscientemente,  no lo sé, pero han sido ellos con los precios abusivos de los CDs que “obligaron” a la gente a buscarse la vida para obtener la música de forma “alternativa”. Esto se ha hecho tan grande que el valor que la gente le da a la música sigue decreciendo, “si lo tengo gratis en internet! como voy a pagar por esto?” y esta percepción, realmente, es muy complicada de cambiar. Sinceramente creo que empresas como Spotify ayudan de forma eficiente a que esto cambie.

Apple contra Spotify

Pues con todo este lio, el 8 de junio puede que se incorpore una nueva variable a la ecuación. Hace poco conocimos la salida al mercado de Tidal, apadrinado por estrellas como Madonna. Todos seguro que conocéis ya a Deezer, un estupendo servicio de streaming creado en Francia incluso antes que Spotify. Algunos menos conocerán que aquel famoso programa pirata que se llamaba Napster hoy en día es un servicio de música en streaming. Y luego están las radios de internet: la espectacular Pandora con mas de 60 millones de suscriptores en USA, o el propio iTunes Radio, o rdio,… Vamos, que no son precisamente pocos los pescadores que están tratando de ganarse la vida en un mercado tan competitivo. Cada uno de ellos intenta poner en valor sus cualidades; Tidal promete calidad musical máxima a un mayor precio, Deezer se centra en tener gran contenido local, propio de cada país. Spotify, no fue el primero, pero si el que mejor ha sabido desenvolverse en este mercado.

Pues todo hace pensar que el 8 de junio Apple va a anunciar a bombo y platillo un servicio de música en streaming que se apoya en el que ya tenía Beats al que añadirá el tremendo catálogo que Apple tiene en iTunes . Esto provocara una nueva guerra: Apple contra Spotify, o Spotify contra Apple. Todo hace pensar que el servicio que Apple va a proponer va a ser sólo de pago, por lo que no serán tanto los oyentes que le puede robar a Spotify, pero donde le puede hacer muchísimos daño es en los suscriptores. Porque no sólo tienen la capacidad de hacer de la experiencia musical algo increíble apoyándose en sus propios dispositivos como ya hizo con con el iPod, sino que es capaz de embaucar a las discográficas con sus cantos de sirena. Y además todo pinta a que el servicio que van a proponer será más barato que el de Spotify.

Dentro de esta guerra Apple ya está haciendo su estrategia, y está intentando convencer a la discográficas que rompan sus contratos con Spotify para evitar que este pueda emitir música gratis en modo publicidad.

No creo que, en igualdad de condiciones, le cueste mucho a Apple robarle muchos clientes a Spotify. ¿Vosotros qué pensáis?¿Aportará algo nuevo Apple a este mundo?¿Os cambiaríais?

 

 

Popcorn Time, el Netflix pirata que preocupa a la industria del cine

Popcorn Time, es una plataforma online que está empezando a convulsionar el mundo de cine . Preocupa tanto a las distribuidoras como a las empresas que ofrecen servicios online de películas y series. Y a las dos por el mismo motivo, porque se está popularizando de forma exponencial y porque ofrece a los usuarios algo que ellos mismos no pueden, o no quieren ofrecer. Cuando digo no pueden me refiero a las empresas online (Netflix, Wuaki,…) y cuando digo no quieren me refiero a las distribuidoras, que siguen creyendo que pueden ponerle puertas al campo. Read more

Creative design from the South

Get in touch with us!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies